Entrevista a Annegret Soltau

“Tengo una relación de amor-odio con técnicas como el punto, el ganchillo o la costura”

A pesar del estrés y del cansancio que me producen las ferias de arte, algunas me han ayudado a llevarme gratas sorpresas. De hecho he encontrado en estos eventos a varios artistas que desconocía pero cuyos trabajos me han impactado entre tanta multitud. Este es, sin duda, el caso de Annegret Soltau. Aún me acuerdo de la sensación que tuve al ver una fotografía de su propio rostro rodeado de un hilo que aprisionaba su piel en uno de los stands de ARCO. Atracción, incertidumbre, sorpresa…. Me costó tiempo despedirme de la imagen y seguir mi visita. Fue un flechazo a primera vista de manual.

Esta artista multidisciplinar alemana lleva más de treinta años creando piezas personales y llamativas. Utiliza pedazos de fotografías e instantáneas que rompe, corta, rasga y cose para explorar conceptos cercanos a su propia vida, tales como el cuerpo femenino, la familia o la maternidad. Una forma singular de basarse en la destrucción, la auto-mutilación o la division para dar origen a algo totalmente nuevo, diferente, único. Una metamorfosis dolorosa y bella a partes iguales.

En esta entrevista la propia artista nos habla de su vida, de su inspiración y de algunas de sus obras. ¡Seguid leyendo!

Para aquellos amantes del arte que no te conozcan, cuéntanos un poco sobre ti y tu pasado.

Pasé mi infancia con mi abuela en un pequeño pueblo a orillas del rio Elba, al norte de Alemania. Antes de empezar mis estudios de pintura y artes gráficas en la Academia de Bellas Artes de Hamburgo, tuve varios trabajos (trabaje incluso con un cirujano que trataba víctimas de accidentes). Cuando por fin entré en la universidad, estudié con varios profesores y pude asistir a la clase del muy reconocido David Hockney, en ese momento profesor visitante en la academia.

 

Tienes ya una amplia carrera y has expuesto tus trabajos en numerosas exposiciones. ¿Has encontrado alguna barrera a la hora de desarrollar tu carrera como artista?

Los años posteriores a mis estudios fueron difíciles. Creaba mis obras de arte, pero tenía que ganar dinero al mismo tiempo y encontré un trabajo a tiempo parcial como asistente de un dermatólogo.

Además, como joven artista me involucré en el movimiento de las mujeres y el eslogan “lo personal es politico” afectó a mi trabajo. Rompí con ciertas técnicas convencionales como la pintura o las artes gráficas y realicé obras con técnicas como performances, fotografías y video en las que usaba mi propio cuerpo. En ese momento mi trabajo fue fuertemente criticado. Se decía que sólo presentaba mi vida privada y que eso no era arte.

Y ¿crees que ser mujer ha condicionado, de alguna forma, tu situación en el mundo del arte? ¿Crees que has sufrido algún tipo de desigualdad que haya afectado a tu carrera artística?

Durante mis estudios sólo enseñaban hombres, no mujeres. Y además no podías esperar mucho apoyo del profesorado si el estilo de tu trabajo no era similar al suyo. Me cambiaba a menudo de clase. Es verdad que en las primeras exposiciones que hice después de mis estudios, mi trabajo fue respetado pero tuve problemas: me llamaban “Meisterin” (maestra artesana) de las artes gráficas, pero no estaba del todo contenta porque realmente yo no quería ser “Meisterin”.

 

Has trabajado con numerosos medios como el video, la fotografía, el collage o la performance a lo largo de tu carrera. ¿Puedes contarnos más sobre tus procesos de creación?

Durante la década de los setenta inventé una extensión de mis técnicas. En vez de hacer una linea en un papel o dentro de los bordes de la placa de metal, use hilo real como herramienta para dibujar directamente en mi cara, en mi cuerpo y en el de otras personas. Surgió así el llamado body drawings (dibujos corporales). Después incluí los procesos de mis dos embarazos en unas video-performances. No quise estar más tiempo fuera de la imagen, quise ser parte de ella. Poco a poco surgieron más y más ideas fuertemente conectadas con mi vida. Inventé además la foto-costura: reconstruía, reconectaba y cosía fragmentos de fotos mías y de mis niños (Mutter- Clück), insertaba partes de imágenes de animales (Grima) y, después, cambiaba y reconectaba fotos de las cuatro generaciones de mi familia por parte de madre (la serie Generativ).

 

Todos estos trabajos te han ayudado a conseguir un objetivo: destruir estereotipos. ¿Por qué tienes ese interés en el cuerpo humano?

Estaba sobre todo muy interesada en cómo todos ellos conectaban.

 

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración? ¿Cuáles son los artistas que admiras?

Mi inspiración viene de mi vida personal y de los alrededores; soy consciente de lo que sucede en nuestra sociedad de una manera sismográfica. Mis ideales por supuesto cambian con el tiempo.

En cuanto a artistas, son importantes para mi Käthe Kollwitz, Paula Modersohn-Becker, Arnulf Rainer, David Hockney o Maria Lassning entre otros. Bueno… el tiempo de los modelos acabo. Esto no significa que no estoy más interesada en el trabajo de otros artistas; todo lo contrario. Visito muchas exposiciones, pero las miró con diferentes ojos.

 

Entre tus trabajos, me gustaría destacar tus proyectos KörperÖffnung e Hybrids. En cuanto vi estos collages, inmediatamente me parecieron una crítica a la sociedad de la cirugía plástica. ¿Qué quieres expresar en realidad? ¿Hay alguna conexión especifica entre tu arte y nuestra sociedad?

Mis imágenes no surgen del vacío. No necesito irme lejos para encontrar fuentes de inspiración porque, como ya te he dicho, la encuentro cerca de mi. Durante mucho tiempo me he interesado en Leibphilosophie (la filosofía del cuerpo) y he intentado ponerme en contra de los dictados de la belleza, además de intentar entender a los hombres y mujeres existencialmente.

 

 

En todos estos collages trabajas mucho con tu propio cuerpo y con el de otras mujeres. ¿Hay algún discurso feminista detrás de tus trabajos?

He trabajado a veces con amigas cercanas. Durante la década de los setenta hice Begegnung y Los-Lösung; en los ochenta Modellversuch y actualmente KörperÖffnungen. Durante un tiempo fui miembro de grupos de artistas feministas como IntAkt in Wien.

Actualmente, después de más de cuarenta años, la rueda parece haber completado su circulo: algunas de mi obras están presentes en una gran exposición abierta en The MUMOK (Viena) y comisariada por Gabriele Schor. Fue ella quien creó el término “feminsit avangarde” (vanguardia feminista) para dar al arte de las mujeres creadoras de los setenta un lugar en la historia.


Es muy interesante cómo compones algunos de tus foto-montajes con imágenes unidas con hilos y agujas. ¿Por qué estas herramientas? ¿Tienes algún tipo de interés en técnicas tradicionales como bordado, costura u otras?

Durante mi infancia odiaba hacer trabajo con agujas como punto, ganchillo o costura porque me impedían leer, pensar, aprender. Crecí en el campo, mi abuela era una campesina y yo tenía que coser por las tardes. Debido a mis antecedentes, tengo una relación de amor-odio con estas técnicas.


Me gustaría mencionar también tu proyecto Selbst (self), compuesto por fotos tuyas y de tu cuerpo cosidas con hilo negro. Cuéntanos algo más de este trabajo.

Comencé documentando fotográficamente mi performance Selbst, donde pasaba un hilo negro por mi cara. Tras ello decidí coser los retratos que surgieron con un hilo de seda gris, usando la fotografía como una forma de presentar la técnica del  “sobre-cosido”.

De los órganos sensoriales (como la boca o los ojos) salían hilos que recorrían mi cara y alargué mis pestañas para crear nuevas formaciones, cubriendo la cara como una máscara. El hilo fotografiado de la performance se cambiaba con el hilo real cosido, formando un todo y creando algo molesto.


Has vivido en Alemania e Italia. ¿Cuál es tu relación con estos dos países? Según tu opinión, ¿cuál es el mejor contexto para una joven artista para empezar su carrera?

Tampoco te sabría decir. He vivido poco tiempo en Italia: sólo en Milán en 1972-73 por una beca y en Roma en 1986-87 gracias a un premio Villa Massimo, momento en el cual pasé tiempo ahí con mis niños. Poco tiempo para poder comparar.


Y finalmente, ¿puedes decirnos cuáles son tus planes para el futuro?

Muchos de mis trabajos son series. Me ocupo de un tema hasta que me aburro o hasta que otro se convierte en algo más importante para mi. En este momento estoy todavía trabajando en la serie KörperÖffnungen. Y además, debido a mi edad, estoy preparando también mi propio catálogo razonado. Este trabajo se ha convertido en un monstruo y no sé cuando podré terminarlo.

¡Muchas gracias Annegret!
Si queréis conocer más su obra,
os recomendamos visitar su página web:
www.annegret-soltau.de 


Más entrevistas

Share This