Entrevista a Estefanía Martín Sáenz

“El dibujo hecho con lápiz queda completamente diferente al realizarlo con hilo”

Comenzamos 2018 en España con la artista Estefanía Martín Sáenz. Escuché por primera vez su nombre hace casi diez años, cuando fue seleccionada en la convocatoria XIX Circuitos de Arte Joven de la Comunidad de Madrid. Desde ese momento no he parado de encontrarme con su trabajo en exposiciones y demás eventos, como si la casualidad se mezclase con el destino.

Natural de Bilbao y residente en Madrid, Estefanía ha conseguido labrarse una carrera artística lenta pero interesante. Sus delicadas obras son capaces de conquistar poco a poco con su minimalismo, colorido, y textualidad. Hoy la entrevistamos para que nos cuente detalles de su carrera y su trabajo.

Para aquellos que no saben aún nada de ti, cuéntanos de dónde eres y cuándo empezaste a interesarte por el arte.

Nací en Bilbao en 1982 aunque actualmente vivo en Madrid. Desde bien pequeña el dibujo y la pintura me han interesado mucho y es algo que nunca voy a dejar de hacer. En el colegio había compañeras que me decían que mi lápiz era mágico y me pedían que se lo dejara para dibujar mejor.

Terminé bachillerato y me preparé para las pruebas de acceso a la carrera de Bellas Artes en Madrid en 2001… y aquí me quedé.

 

¿Qué supuso para ti estudiar Bellas Artes y cómo te ayudaron estos estudios?

Supuso demostrar que podía ser una excelente estudiante y me ayudó a conocer a gente extraordinaria que ahora forman parte de mi vida. Tuve la suerte de tener un profesor que me ayudó a desenvolverme en el mundo del arte. Y por supuesto me ayudó a independizarme y madurar.

Durante los últimos años has conseguido desarrollar una carrera interesante. Ya puedes alardear de tener, de hecho, un largo historial de exposiciones y colaboraciones… pero la vida de artista no es siempre fácil: ¿con qué barreras te has encontrado en estos años?

No alardeo…me queda mucho por recorrer. A día de hoy el arte no me da de comer y tengo un trabajo de 8 horas de lunes a viernes. Así que esa es mi barrera, no poder dedicarle el 100% de mi tiempo. Pero tampoco me puedo quejar, desde hace casi tres años no paro y ¡eso me hace feliz!

 

Y ¿crees que el hecho de ser mujer ha condicionado, de alguna manera, tu situación en el mundo del arte?

En mi caso, no he tenido ningún problema. Si he oído son comentarios machistas durante mis años de carrera… pero en temas profesionales ninguno. Espero no tener que vivirlo aunque por desgracia algún día es posible que ocurra.

 

Mirando con detalle tu trabajo, utilizas mucho técnicas como la pintura y el dibujo… aunque también usas materiales como hilo y textiles atípicos (sedas, brocados o lentejuelas). ¿Qué te atrae de estas herramientas?

Las texturas que aportan. El dibujo hecho con lápiz queda completamente diferente al realizarlo con hilo, al bordarlo. Bordar también me sirve de terapia, me tranquiliza mucho (risas). Y por supuesto creo que es un arte que no debería perderse.

En cuanto a las telas, utilizo sobre todo las estampadas. Es un reto cada vez que tengo que empezar a dibujar sobre un fondo ya terminado, repleto de flores por ejemplo.

 

¿Cuándo tuviste tu primer contacto con el mundo de las telas y el hilo? ¿Aprendiste a utilizarlos dentro de tu familia o te interesaste por ellos por tu cuenta?

He tenido contacto con este mundo desde siempre. Mi madre es modista y nos ha hecho ropa a toda la familia. De pequeña la acompañaba a comprar las telas en el Casco Viejo y me encantaban los muestrarios de telas. Mi hermana es diseñadora de ropa y cuando le sobra tela me la enseña y, si me cuadra, me la quedo. Es una manera de reciclar también. Como ves he vivido el mundo textil desde bien pequeña.

 

Y ¿cómo es tu proceso creativo? ¿Puedes contarnos cómo se traslada una idea a la obra final?

Casi siempre empiezo eligiendo la tela o el papel que va a hacer de fondo. A partir de ahí comienza la búsqueda de imágenes que van a componer la obra final. Durante el proceso muchas veces destierro ideas que tenía muy claras desde el principio. Y casi siempre las obras van acompañadas de un micro-relato que te hace entender lo que estas viendo. Estos micro-relatos los hago antes, durante o después de acabar la obra.

 

Es evidente que la figura femenina está muy presente en todas tus piezas.  Pero a parte del aire femenino, ¿hay también algo feminista en tu trabajo?

Por supuesto intento que mi obra lo sea, que hable de mujeres fuertes que nos hicieron creer que eran débiles, de brujas que no son más que mujeres con poder y “demasiado” preparadas, de escritoras a las tacharon de frívolas porque no sabían que sus palabras eran igual de poderosas que una tormenta. En fin eso es lo que intento hacer con mi obra.


Y en ciertos casos la literatura también ha sido una fuente de inspiración para ti. ¿Qué te atrapa de ese mundo literario y cómo influye en tus obras?

Me encanta leer y me encanta escribir, así que me nutro de la literatura todo lo que puedo. Como te comenté antes los micro-relatos que hago son una parte muy importante de mi obra e intento aprender de la mejor manera que sé, leyendo.


Ese interés por los libros se pudo ver especialmente en 1-600, una exposición realizada hace unos años en la galería Gema Llamazares en la que presentabas trabajos basados en la escritora Emily Dickinson. ¿Cómo surgió la idea?

Fue una exposición comisariada por Semíramis González y a Gema Llamazares le gusto mucho la idea de la exposición Las Ausentes que realicé en Valencia. Empezamos a investigar la obra de varias escritoras y E. Dickinson era perfecta. Sus poemas eran perfectos para dibujarlos.


Acabas de mencionar Las ausentes, un conjunto de piezas centradas en los personajes secundarios de los cuentos clásicos. Cuéntanos más sobre este trabajo.

Las Ausente nació como proyecto para el I Certamen de Dibujo DKV-MAKMA. El tema del certamen era “los cuentos tradicionales” y al leer de nuevo muchos de estos cuentos quise dar a los personajes secundarios  femeninos una historia, una vida, una personalidad…porque aunque son secundarios sin ellos los cuentos no serían como son. Así pues, le di una historia a la bruja aplastada por la casa de Dorothy en el Mago de Oz, personalidad a la madre de Juan Sin Miedo…


También quiero destacar tu serie Corre, ve y dile, presentada en JustMad 2016. ¿Qué idea hay detrás de este proyecto?

Con esta serie empecé a incluir el espumillón en mi trabajo. Fue algo que se me ocurrió utilizar cuando estaba guardando toda la decoración de Navidad. No sé… hice el dibujo y comencé a colocarlo de una y otra manera y vi que funcionaba muy bien. Reconozco que todo lo que brilla me encanta, soy una urraca.


Cambiando de registro, ¿qué otros artistas que utilicen hilo, aguja y textil destacarías?

Sandra Paula, Concha Romeu, Cayce Zavaglia, Hinke Schreuders, Zoe Buckman, Milos Tomic, Alaine Varrone…


Para terminar, ¿qué planes tienes para el futuro?

En febrero me espera JustMad y para mayo o junio expongo en el Museo ABC dentro del programa Conexiones.

¡Muchas gracias Estefanía!
Si queréis conocer más sobre ella,
visitad su página web:
estefaniamartins.blogspot.com.es


Más entrevistas

Share This