Entrevista a Meghan Willis

“Me gusta utilizar una forma de arte tradicionalmente femenina y usarla para mostrársela a las mujeres”

Al hablar de hilos y ovillos, muchos espectadores tienen numerosos perjuicios en la mente difíciles de borrar. Seguro que más de uno cree, de hecho, que técnicas como el bordado o el ganchillo reducen su campo de acción a esos manteles que suelen decorar los salones de numerosas abuelas. Sin embargo, la primera protagonista de esta web rompe todas las barreras establecidas.

Nos enfrentamos a Meghan Willis, una artista canadiense conocida artísticamente como TsuruBride. Entre sus obras, destacan de forma inevitable sus bordados, que enamoran a simple vista por su trazado sencillo y su temática atrevida. Meghan rechaza los estereotipos y representa, con hilo y aguja, a mujeres reales y fuertes que posan de forma desinhibida e informal. Crea autenticas odas al cuerpo femenino y a su sexualidad, de las que habla sin tapujos ni secretos, con total libertad y naturalidad. Una bocanada de aire fresco.

La primera entrevista de Las Hilanderas se centra, como no, en Meghan y su historia. Seguid leyendo si queréis saber más.

Cuéntanos un poco sobre ti: ¿de dónde vienes y cuándo empezaste a interesarte por el arte?

Soy de Toronto, Canadá, y crecí en una casa muy creativa. Mi hermano y yo siempre estábamos dibujando y creando cosas, y mi madre era súper manitas.


¿Has estudiado en alguna escuela de arte o eres autodidacta?

Me enamore de la costura después de crear ropa, muy mala, para mis muñecas Barbie. Tiempo después mi madre me enseñó a coser correctamente y fui capaz de pasar de la ropa para Barbies a ropa para mi misma. Con el tiempo estudié Diseño de Moda, por lo que mi formación ha sido mitad y mitad. Mis estudios tocaron otros muchos aspectos, pero esos aspectos nunca fueron mi objetivo.

¿Cómo terminaste trabajando con el bordado y los textiles?

Estuve cuatro años dirigiendo con éxito una tienda de accesorios de cuero en la plataforma Etsy, pero terminé quemada y decidí tomarme un respiro para trabajar en un proyecto con técnicas mixtas. Una amiga mía era la comisaria de una tienda en el distrito de arte de Columbus, Ohio, y me comentó que, si el trabajo estaba terminado para agosto del 2011, podría organizar una exposición en el espacio. El proyecto acabó teniendo mucho que ver con el mundo textil, usando como base los patrones del libro Pattern Magic: La magia del patronaje de Tomoko Nakamichi y técnicas históricas de costura, bordado y acolchado. Realmente me enamoré del bordado y comencé a explorar en profundidad qué podía hacer con este medio. Progresivamente intenté aplicar técnicas de bordado a ilustraciones de moda, mujeres desnudas y, eventualmente, desnudos.


¿Y sobre qué materiales prefieres trabajar?

He intentado diversificarme un poco cada año. Me encantan el lino, el cuero y el algodón y, aunque he jugado con otros materiales, definitivamente estos son mi materia prima.


¿Ves tu trabajo como arte o artesanía?

Arte… bueno… ¿arte artesanal? (risas).


He leído que tu marido y tu colaboráis en algunas ocasiones –él fotografía a modelos y tu bordas sobre ellas-. ¿Cómo es esa relación de trabajo? ¿Soléis influenciaros y pasaros muchas ideas?

Definitivamente jugamos mucho juntos. A veces yo propongo conceptos, contratamos a una modelo o me pongo yo, y él fotografía la imagen para mi. Es una relación muy orgánica y colaborativa. Continuamente nos inspiramos el uno en el otro y nos retamos a empujar nuestro arte en nuevas direcciones e rumbos.

Tus imágenes bordadas a mano suelen representar, en muchas ocasiones, a mujeres jóvenes con confianza en su propia sensualidad, independencia y fuerza. ¿Qué te atrae de este universo de figuras femeninas?

Mi trabajo comenzó con imágenes mías y evolucionó para incluir a otras mujeres. ¡Tengo la suerte de conocer a mujeres muy fuertes! En ciertos proyectos intenté reclutar a diversas mujeres, a las que retraté, y eso fue muy conmovedor: ellas mismas escogieron imágenes en las que se ven representadas a si mismas y a sus sentimientos. Esta forma de trabajar no se inició como una declaración, pero el proceso evolucionó de esa manera.

 

Cuándo creas estas obras, ¿tienes alguna teoría feminista en mente que quieres presentar al público?

Me gusta utilizar una forma de arte tradicionalmente femenina y usarla para mostrársela a las mujeres. Esa naturaleza contrastada y complementaria del material físico y la temática: suave pero fuerte.

Respecto a tu carrera como artista, ¿te has encontrado con alguna barrera?

Si vives en Nueva York, puedes sentirte como un pequeño pez en un gran estanque. Mi objetivo es, sobre todo, ser creativa y expresarme, aunque sé que debo dedicar tiempo a la promoción, etc.…

Y ¿crees que el hecho de ser una mujer ha condicionado, de alguna manera, tu situación dentro del mundo del arte?

Definitivamente veo problemas de género aquí, en la ciudad.  Veo cómo tratan los grandes museos a las creadoras y como los artistas más destacados son predominantemente masculinos. No estoy segura de que eso me condicione directamente, pero definitivamente soy consciente de la situación existente.

¿Algún consejo para aquellos que empiezan a trabajar en el mundo de los textiles y el bordado?

Solo quiero decirles que hay millones de grandes fuentes y recursos online que tratan sobre cómo empezar. Creo que es bastante barato comenzar en el mundo del arte; solo necesitas un aro, aguja, hilo y algo de tela y ¡el mundo es tuyo!

Para terminar, ¿en qué estas trabajando ahora o qué proyectos tienes en mente para un futuro cercano?

Ahora mismo estoy preparando trabajos para una exposición en Columbus, Ohio, en diciembre y pensando en la exposición Stitch Fetish en Los Ángeles en febrero. Aunque también tengo un millón de otras ideas flotando alrededor de mi cabeza. Me gustaría continuar empujando el trabajo que he realizado con apliques y texturas.

¡Muchas gracias Meghan!
Si queréis conocer más su obra,
os recomendamos visitarla en:

Página web: http://tsurubride.com
Facebook: Meghan Willis
Instagram: @tsurubride


Más entrevistas

Share This