Entrevista a Michelle Kingdom

“Vivimos en una época donde todo está hecho con máquinas y algunos sienten anhelo tanto por lo hecho a mano como por lo táctil y el trabajo personal

Entre todas aquellas artistas contemporáneas que utilizan hilo y aguja, una a las que me gustaría destacar es Michelle Kingdom. Esta creadora afincada en Los Ángeles es capaz de realizar, con la técnica del bordado, pequeñas escenas llenas de colores, matices y texturas. Y en todas ellas muestra de forma sorprendente su propio interior al resto del mundo: nos presenta, sin ningún tipo de pudor, mundos imaginarios, mitologías personales, escenarios mágicos, sucesos de ensueño… escenas surrealistas, al fin y al cabo, a medio camino entre la leyenda y la realidad, entre el sueño y la verdad, entre la memoria y el presente.

Lo más curioso es que todo ese universo onírico, bordado a pequeña escala, es capaz de transmitir numerosas emociones: desde expectativas y deseos de libertad hasta ilusiones, aspiraciones o perdidas. Presentando sus propios “paisajes psicológicos”, Michelle quiere hacernos soñar, sentir, reflexionar.

En las próximas líneas veremos como la artista nos habla de su trabajo, sus secretos e intereses. ¡Lean la entrevista y disfruten!

 

En estos últimos años numerosas artistas han decidido utilizar medios artesanales como el bordado, la costura o el arte textil. ¿Por qué crees que hay un renovado interés por estas técnicas?

No estoy muy segura de cuál es la razón principal de esa reacción positiva hacia la costura en la actualidad, pero supongo que es por una combinación de factores. Vivimos en una época donde todo está hecho con máquinas y algunos sienten anhelo tanto por lo hecho a mano como por lo táctil y el trabajo personal. Estas técnicas mencionadas, que tradicionalmente han sido percibidos como “trabajo de mujeres”, son consideradas por muchos artes moribundos y en ellas se respiran aires de nostalgia y exotismo.

Es un poco irónico, porque creo que parte del éxito de estas técnicas es gracias a la fascinación contemporánea por las redes sociales y los foros online. Las lentes miopes de Internet hacen que algunos espectadores se sientan atraídos hacia lo que anteriormente se ha pasado por alto. Por fin se ha puesto el foco en la complejidad y profundidad de aquellos medios que el mundo del arte establecido ha ignorado durante largo tiempo.

Hay muchas ideas frescas que ayudan a dar una nueva vida a estos medios. Mujeres fuertes están alzando sus voces y expresando sus visiones a través de nuevos caminos, dejando de utilizar medios tradicionalmente más masculinos y poderosos. Pero quizás la mayor razón es simplemente la belleza de estos medios y su trabajo.


Mirando tu caso particular, vemos que trabajas normalmente con bordado. ¿Cómo empezaste a interesarte por las agujas y los hilos? ¿Qué te inspiró para comenzar a usar estas herramientas?

Efectivamente mi medio preferido es el bordado hecho a mano, a pesar de que estudié bellas artes más tradicionales.

Crecí en una familia donde todas las mujeres cosían, por lo que trabajar con hilo y aguja fue siempre algo familiar y natural para mi. Cuando fui a la universidad me interesé por otras bellas artes, pero también por el mundo textil (un mundo en el que experimenté por mi cuenta). Esto fue en la década de los 90, cuando el mundo del arte parecía ser una sociedad cerrada interesada en trabajos más fríos, conceptuales y de machos. Nunca imagine que pudiera haber un espacio ahí para mi. Empecé a dibujar con hilos y decidí aprender a bordar por dos motivos: para combinar mi amor por los medios múltiples, pero también como una reacción al arte que no me decía nada. Nunca enseñé a nadie mis puntadas hasta hace tan solo unos años; hasta entonces lo hacía solo como una forma de expresarme.

¿Hay algún estilo de bordado o algún material especifico que te atraiga más que otros?

Soy una fan absoluta de la historia del arte y los textiles, y ¡hay tanto que me atrae! Evidentemente gran parte de mi trabajo, que tiende a ser figurativo, intenta reflejar narrativa e intimidad. Adoro los textiles históricos, especialmente los bordados del periodo Stuart, las muestras de costura de los colegios de chicas o los textiles étnicos de alrededor del mundo. Principalmente me interesan esos trabajos que cuentan historias.

Suelo preferir materiales simples y uso, sobre todo, hilo de algodón y lino. Comencé a trabajar en seda por su increíble variedad de colores, pero he cambiado al lino más recientemente por su belleza, su durabilidad y la alegría que significa coser en él.


¿Y hay alguna razón por la cuál bordas tus trabajos en una escala tan pequeña?

Hay varias razones. En primer lugar este medio consume mucho tiempo y es una labor intensa, por lo que trabajar a pequeña escala es algo práctico. Prefiero trabajar bien con hilos de una o dos capas y dar puntadas con un estilo muy denso.

En segundo lugar la intención de mi trabajo es explorar lo privado, la naturaleza intima de nuestras vidas interiores. Trabajar en pequeño – incluso en miniatura – parece la mejor manera de representar esas ideas, a menudo distorsionadas y comprimidas. Trabajar con escalas más grandes me hace sentir que intento imitar algo que no es. Me gusta pintar pero no estoy interesada en crear bordados que parezcan pinturas. He elegido este medio por sus cualidades únicas y estoy enamorada de su cruda fragilidad y naturaleza sobrenatural.

Aún así mi trabajo si que se ha ido haciendo un poco más grande con los años (de los 8 o 10 centímetros a los 25 o 35) pero continua siendo relativamente pequeño. Mi estilo de puntada continua evolucionando e intento experimentar con cada pieza.


¿Cómo es tu proceso creativo? ¿Puedes contarnos como se traslada una idea a la obra final?

Como mencioné, mi proceso y trabajo ha cambiado a lo largo de los años. Actualmente tengo como referencias muchas imágenes, bocetos, frases y otras fuentes de inspiración. A veces tengo un concepto claro desde el principio, pero normalmente comienzo a partir de varias imágenes o ideas vagas que quiero investigar. Los conceptos están distribuidos casi como un collage y suelo hacer muchos bocetos hasta llegar a un dibujo o patrón. En ese momento se transfiere todo a la tela. Suelo hacer todo el trabajo seguido hasta el final, cuando la pieza está madura y completa. Nunca tengo una idea exacta, final, que intento ejecutar como planeado. Me interesa el proceso y espero esforzarme creativa, conceptual y técnicamente.


Entre otros trabajos, me gustaría destacar Duties of gossamer, donde un grupo de mujeres están conectadas a través de líneas. ¿Qué quieres expresar en esta ocasión?

Duties of Gossamer representa a la perfección aquello que yo misma describo como paisajes psicológicos. Es una especie de retrato de un dialogo privado, interno, donde aparecen todas las voces de los diferentes aspectos de mi misma. Hay disparidad y unanimidad al mismo tiempo, ambos ligados pero todavía incomprensibles.


También estoy enamorada de The world would continue without us. ¿Qué quieres reflejar en esta pieza?

The world would continue without us explora temas similares a Duties of Gossamer. Sus protagonistas se relacionan a través de una dinámica entrelazada y yuxtapuesta; están todavía ligadas. Pero en esta ocasión se enlazan de forma intencionada, sea con ingenuidad, auto-preservación o malicia. Su actitud desafiante es deliberada.

 

Muchos de tus trabajos representan el cuerpo femenino en actitudes o escenas diferentes. ¿Por que tan interesada en este universo femenino?

Simplemente trabajo desde mi experiencia e identidad personal, que por supuesto es femenina. Si intento profundizar en asuntos y detalles específicos, el contenido se convierte en algo más profundo y trascendente para una audiencia más amplia.

Y ¿existe alguna teoría o idea feminista que quieras presentar a tu público a través de tus trabajos?

Soy feminista pero no activista. Lo que quiero decir es que creo en la igualdad verdadera y punto; mi trabajo no sigue o desarrolla temas de la misma forma en la que lo hace el arte activista. Sin embargo, es feminista en cierta manera, o solo humanista, porque en él se presenta una voz femenina y se utiliza un medio habitualmente considerado como mera artesanía.

Me gustaría saber si hay algo autobiográfico en tus proyectos: ¿representas tus sueños, deseos o sentimientos?

Absolutamente. No todos los temas con los que trabajo representan experiencias literales que estoy atravesando, pero hago obras que vienen de un espacio personal. Mi esperanza es que, si creo piezas que son significativas para mi, otros encontrarán su camino también.

Por otro lado, ¿has descubierto otros artistas que utilizan bordado y que te gustaría recomendarnos?

Hay tantos buenos bordadores ahí fuera que no me gusta hacer una lista porque muchos artistas valiosos quedarían fuera. Pero alguno de mis favoritos son Darrel Morris, Sophia Narrett, Lisa Smirnova, Victor Espinoza, Ana Teresa Barboza, Anna Torma y Amelie William Levaux.

Y finalmente, ¿puedes contarnos en que estás trabajando actualmente o qué proyectos tienes en mente para un futuro cercano?

Mi primera exposición individual cerró a finales del año pasado, y fue muy emociónate ver el trabajo de todo un año junto. En los próximos meses participaré en una serie de exposiciones colectivas y estoy centrada, además, en explorar y crear trabajo nuevo.

¡Muchas gracias Michelle!
Si queréis conocer su trabajo más a fondo,
podéis visitarla en:

Página web: http://michellekingdom.com
Tumblr: http://michellekingdom.tumblr.com
Pinterest: http://www.pinterest.com/michellekingdom/


Más entrevistas

Share This