Entrevista a Lorena Bandín

“Aunque en mi familia no haya bordadoras, rescato algo del arte de nuestras antecesoras y lo meditativo del bordado”

Las fotografías antiguas que aparecen en los mercadillos siempre me han llamado la atención. Muchas de ellas muestran personajes o paisajes del pasado cuyas bellezas han sido capturadas para la posteridad… pero cuyas historias, en la mayoría de los casos, han pasado al olvido. No sabemos quiénes son, dónde están, quiénes son sus familias o cómo se llaman sus amantes. Son imágenes congeladas en el tiempo de las que no sabemos absolutamente nada. 

Pero no hay que entristecerse. De vez en cuando aparecen artistas que buscan recuperar las historias de esas imágenes (o al menos darles nuevos horizontes más creativos, nuevos recuerdos con más sentido). Una de esas artistas en la argentina Lorena Bandín. Hoy hablamos con ella para que nos cuente cómo es su trabajo, su carrera y sus inquietudes. 

Para aquellos que aún no te conozcan, cuéntanos: ¿de dónde vienes y cuándo empezaste a interesarte por el mundo de la imagen?

Me llamo Lorena Bandín y nací hace 42 años en Lanús (Argentina). Aunque viví en algunas provincias del país, actualmente resido en el balneario Mar Azul (provincia de Buenos Aires).

Al tiempo que terminaba secundaria, comencé a estudiar Bellas Artes en el Instituto Beato Angélico, donde estuve formándome durante cuatro años. Luego estudié un año en la Pueyrredón porque me interesaba mucho el grabado.


¿Cómo ha sido tu camino hasta convertirte en artista? 

No sé si ha habido un camino hasta convertirme en artista… Mis inquietudes empezaron durante la adolescencia y han continuado desde entonces, pero no sé si me he convertido realmente en artista. Paralelamente a estudiar Bellas Artes empecé a trabajar en cosas que iban surgiendo (desde vendiendo pochoclos en un puesto en la calle hasta mensajería). Años mas tarde hice un taller de monocopia y gofrado.

¿Con qué barreras te has encontrado estos años a la hora de trabajar como artista?

Principalmente la economía y, quizá, mis propias limitaciones a la hora de vender tanto lo que hice en otros momentos como lo que hago ahora.

 

¿Y crees que el hecho de ser mujer ha condicionado, de alguna manera, tu situación en el mundo del arte?

No siento que haya sido así en el mundo del arte. Creo que la limitación se encuentra en que soy sostén de familia y no siempre es fácil sacar tiempo para la creatividad cuando hay facturas que pagar. 

 

En muchas de tus obras intervienes fotografías con hilo y aguja. ¿Por qué usar el bordado para transformar aquello a lo que te enfrentas? ¿Qué es lo que te atrae de esta técnica?

Empecé a usar lanas y agujas en pinturas sobre bastidores pero no me convencía. No le encontraba sentido a la pintura… hubo un momento en el que cerré un ciclo de nueve años de pintar cactus con acrílicos sobre bastidores que yo misma armaba en un principio; cerré mi taller de venta al público; me costaba encontrar un motivo para pintar, un eje, algo. Ese periodo fue muy frustrante aunque seguí trabajando, participando en encuentros de artistas, talleres, etc.

Pero como el ave fénix, una tarde quede para pintar con amigas (o para que cada una hiciera algo). Dispuse sobre la mesa fotos antiguas familiares, gofrados, monocopias, hilos y agujas, y ahí empezó este camino que voy transitando. Ha sido un camino maravilloso, y agradezco la generosidad de amigos y gente conocida por regalarme fotos, postales, hilos para poder producir. Eso es algo que me maravilla.

Y la elección y la atracción de los materiales creo que tiene que ver con revalorizar algo del pasado. La fotografía como objeto es algo que va desapareciendo y los hilos de seda en carretel ya no se producen. Aunque en mi familia no haya bordadoras, rescato algo del arte de nuestras antecesoras y lo meditativo del bordado, sus silencios.

 

¿Cómo aprendiste a utilizar el hilo y la aguja? ¿Aprendiste en casa, gracias al boca a boca que pasa de madres a hijas, o de alguna otra forma?

Los primeros pasos con el bordado fueron intuitivos y gracias a internet pude encontrar videos y tutoriales con puntos que quería aprender. Algunas revistas antiguas también me revelaron secretos e hice un taller de bordado para hacer algunos ajustes. Me queda muchísimo por aprender aún (es muy distinto el bordado sobre tela al bordado sobre papel).

 

¿Cómo es tu proceso creativo? ¿Puedes contarnos cómo se traslada una idea a la obra final?

Mi proceso creativo consiste en agarrar una fotografía o postal antigua y ver qué me dice la persona o el paisaje, pensar qué colores elegir, qué puntos usaré, etc. Creo que es posible distinguir dos cosas que se pueden hacer en las fotografías o en las postales: una es algo decorativo; la otra es algo que parece modificar el aquí y el ahora de esa persona o del paisaje (por ejemplo bordar lluvia o un ovni, u otra cosa).

 

 

Bordas sobre muchas fotografías y postales antiguas, como si quisieras recuperar la historia y los recuerdos. ¿Por qué usar esos soportes? ¿Qué te interesan de ellos?

Empecé bordando sobre fotos familiares (tanto mi familia paterna, como materna). En el taller que hice bordado aprendí a trabajar a conciencia sobre esas fotografías (meditando, cerrando los ojos y sintiendo lo que esas personas pudieron haber sentido). Trabajé y trabajo sobre los vínculos entre personas (que he conocido o no) sobre las fotografías con el hilo rojo. Y en cuanto al soporte me gusta lo simple, esa especie de trabajo en seco, de no pintura, de fácil transporte, práctico.

 

No puedo evitar reflexionar si, además de una recuperación del pasado, existe alguna idea feminista que quieres plasmar también en tu obra. Al fin y al cabo, el bordado es una técnica considerada femenina desde un punto de vista histórico y social (y en tu trabajo está muy presente). ¿Qué hay de feminista en tus piezas?

Existe una idea feminista en mis trabajos. Existe el apoyo a la legalización del aborto en ellos (hace unos meses en Argentina se definió si el aborto era legal o si permaneceríamos en la clandestinidad, con todas las consecuencias que conocemos). Existe también la idea de pensar en cada foto sobre la mujer que bordo (sea de mi familia o no) y me pregunto: ¿Habrá abortado? ¿Alguien lo sabrá? ¿Será un secreto? ¿Habrá disfrutado esta mujer de su vida? Es cierto que me gusta mucho más bordar mujeres, pero también encuentro a más mujeres que hombres en fotografías y postales. Y tampoco es casualidad. Hay una intención de que así sea en las postales.

 

Entre tus piezas me interesa mucho una obra en concreto: el retrato de una mujer en el que has bordado el Dni 46019. Cuéntanos más sobre este trabajo.

Esta foto es de la primer tanda de fotografías de gente que no era de mi familia. Vino entre otras muchas fotos que me regaló un amigo que tiene un anticuario, y me llamó la atención la foto de esta mujer desconocida cuyo DNI empezaba en 46019. Aparecía de una forma muy dulce con sus ojos cerrados….y pensé que su gesto se debía a que llovía y se mojaba.

 

También quiero mencionar tu pieza El hombre es la suma de sus fantasías. ¿Quién es ese personaje?

No conozco a este hombre. Me costaba bordar este fotografía justamente por tratarse de un militar, un tipo de persona que muchas veces oculta sus sentimientos en pos de su carrera. Se me ocurrió que la homosexualidad podría entrar en esos ocultamientos, en esas represiones, aún más en esos años, y le bordé la bandera de la diversidad sexual.

 

¿Y el retrato de dos niñas cuyos corazones están unidos? ¿Cómo surgió esta pieza?

A estas dos niñas tampoco las conozco. La idea del hilo rojo entre ambos corazones tiene que ver con los vínculos entre las personas… pero también con la integración de ese costado de cada persona con luces y sombras, ese otro yo que me complementa.

 

¿Qué otros artistas que utilicen hilo y aguja nos aconsejarías seguir la pista?

Noichi Devi, Sebastián Hacher, Victoria Villasana, Marta Ballester, Aline Brant… Hay mucha gente que sigo, que me nutren, cada uno con sus saberes.

 

Para terminar, ¿en qué proyectos estás trabajando ahora.

Estoy tratando de buscar puntos que desconozco y pensando en organizar una muestra para el año que viene. Además sigo trabajando con materiales que contrasten con el hilo, otros soportes… estoy en proceso de búsqueda.

 

¡Muchas gracias Lorena!
Si queréis conocer más su obra,
os recomendamos visitar su cuenta de Instagram (@fotografías_bordadas)


Más entrevistas

Share This